1

Los voluntarios ambientales son necesarios para consolidar la gestión ambiental del país

 

Hoy 5 de diciembre, se celebra el día del Voluntariado,  es propicio para engrandecer a aquellas personas que desinteresadamente prestan su tiempo, dedicación y empeño a diversas causas y obras que redundan en el bien común de toda la sociedad.

En este caso, agradecemos a los más de cinco mil voluntarios ambientales del país que trabajan para proteger y conservar los recursos naturales y biodiversidad nacional; un compromiso loable que beneficia no solo al ambiente, sino que impacta positivamente en la salud y calidad de vida de todos.

Un voluntario ambiental también contribuye con la gestión ambiental en la comunidad de forma organizada, multiplicando así el conocimiento y las acciones en pro de un mejor ambiente.

El Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) en busca de sumar más voluntarios ambientales, tiene habilitada las  inscripciones en sus 14  direcciones regionales a nivel nacional por medio de la sección de Cultura Ambiental o accediendo al portal https://www.miambiente.gob.pa/inscripcion-de-voluntarios-ambientales/

 

Abel Nieto, jefe del Departamento de Promoción de la Responsabilidad Ambiental y responsable del programa de Voluntarios Ambientales, asegura que cada vez es necesario que sumen más panameños para abordar de manera contextualizada la gestión ambiental en sus comunidades; destaca que en este momento se ha volcado la mirada en los más vulnerables, aquellos que residen en cuencas hidrográficas, zonas marino costeras, montañas, áreas protegidas de manera integral.

Todos los voluntarios ambientales ya inscritos en las diferentes direcciones regionales de MiAMBIENTE, reciben una inducción y sensibilización continúa por parte de la entidad, en diversos temas ambientales, legales y capacitaciones para fortalecer sus competencias de manera que puedan desarrollar o gestionar proyectos, además participan en talleres para la construcción de estufa ecológica, zoo-criaderos, y otros tópicos.

Para Melitza Tristán, Directora Nacional de Cultura Ambiental de MiAMBIENTE, se ha evolucionado en el sistema operativo del Programa de Voluntarios a nivel institucional desde la creación del Programa “Mi Acción Verde Cuenta” que busca formar los grupos ambientales de las instituciones para el desarrollo de diversas actividades, específicamente la gestión de los desechos sólidos.

 

“Igualmente, hemos creado desde el voluntariado el Programa Formador de Formadores con las iglesias católicas y evangélicas del país, con el objetivo de sensibilizar, organizar a las comunidades que son zonas de amortiguamiento de las áreas protegidas, cuencas hidrográficas y los mares y costas”, afirmó.

Tristán explicó que en el país se ha contado con la presencia de voluntarios internacionales que comparten y asesoran técnicamente a los voluntarios ambientales nacionales, entre muchos; predominan los del Cuerpo de Paz de Estados Unidos, Adventure Volunteer y voluntarios ambientales de Alemania.

 

De igual manera, hay voluntarios ambientales que han llegado a formar organizaciones de base comunitaria con sus respectivas personerías jurídicas constituidas bajo el Decreto Ejecutivo 32 del 28 de marzo de 2017; esto les permite accionar proyectos y actividades con criterio ambiental.

 

Hoy en día un voluntario ambiental puede desempeñar diferentes roles dentro y fuera de su comunidad, algunas de ellas son: promotor y promotor ambiental, guía turístico, brigadas de prevención de incendios forestales, apoyo a guardaparques, empoderamiento en comunidades indígenas, miembros de Comité de Cuencas, Comisiones Consultivas, e integrantes de juntas comunales.

 

Datos de la dirección de cultura ambiental de MiAMBIENTE, informan que a nivel nacional hay voluntarios participando en proyectos de:

·         Ecoturismo

·         Turismo verde

·         Zoocriaderos

·         Proyectos agroforestales, cacao, café, frutas, forestales.

·         Proyectos de culantros y cebollinas orgánica

·         Elaboración de ladrillos y baldosas artesanales

·         Estufas ecológicas.

·         Hornos ecológicos en comunidades dentro del Plan Colmena.

·         Guías turísticos.

·         Granjas sostenibles

·         Viveros comunitarios de especies frutales, forestales, medicinales y ornamentales.

·         Viveros de tortugas con fines de protección y educación ambiental.

 

A lo largo de los años hay casos de proyectos exitosos impulsados por voluntarios ambientales, algunos de ellos son:

  • Proyectos de granja sostenibles: en    Sansoncito Darién   Proyecto Oreba Chocolate cacao bajo sombra en Changuinola, Bocas del Toro, agroturismo, comunitario, comunidad indígena.
  • Proyecto de Ciliko cri, artesanías y agroforestería en la comarca Ngabe Buglé.
  • Zoocriadero de iguana verde en Las Guabas de Penonomé.

 

El programa de voluntarios ambientales ofrece la oportunidad de conocer nuestras áreas protegidas y formar parte de las jornadas de trabajo sobre todo en temporadas secas, además de poder capacitarse en diversas actividades y acciones para el mejoramiento de vida y desarrollo sostenible de las comunidades.